PARASHAT HAAZINU - SHABAT SHUVÁ

22 de septiembre de 2017 – 3 de Tishrei de 5778
Encendido de las velas: 18:35 hs.
Baruj atá Adonai Eloheinu melej haolam,
asher kidshanu bemitzvotav vetzivanu lehadlik ner shel Shabbat.
Havdalá: 19:37 hs.
Lectura de la Torá anual: Devarim 32
Lectura trienal: Devarim 32

Moshé se despide del pueblo de Israel con un cántico, y sobre el final de nuestra Parashá D"s le ordena que suba al monte, y que desde allí vería la tierra prometida y luego se iba a morir, tal como ocurrió con su hermano Aharón, porque desobedecieron a D"s en las aguas de Merivá.
Mucho se ha discutido acerca de la magnitud del castigo, si no fue desmedido. Pero en esta oportunidad voy a detenerme en un concepto central que nos atraviesa en estos días, que rezamos hoy por la mañana, y que de acuerdo a la opinión de nuestro maestro, el Rabino Marshall Meyer Z"L, representa la teología básica del judaísmo: la capacidad que tiene el hombre, mediante la tefilá, la teshuvá y la tzedaká, de cambiar su veredicto y torcer su destino.
Quizá Moshé no pudo cumplir su sueño de entrar a la tierra prometida, y murió junto a la generación del desierto, SU generación. Pero sí pudo torcer el destino de Israel las veces que el pueblo pecó y disuadió a D"s de destruirlo. Seguramente su mayor logro haya sido obtener el gran perdón por parte de D"s por el gran pecado del becerro de oro, siendo aquel día el primer Iom Kipur de la historia.
Quiera D"s que podamos tomar el destino en nuestras manos, y poder torcer el juicio a nuestro favor, para estar un nuevo año inscriptos y sellados en el Libro de la Vida y la Bendición.

Shabat Shalom. Guemar Jatimá Tová. Equipo de Culto y Educación

Haftará

Haftará: Oshéa 14:2 – 10

"¡Volvé, Israel, hasta Adonai tu D"s, ya que has tropezado con tu iniquidad!" (Oshéa 14:2)

Este Shabat recibe el nombre de Shuvá, por la primera palabra de nuestra Haftará. Teshuvá, además de arrepentimiento, viene del verbo lashuv, que significa volver. Hacer Teshuvá es volver hacia nosotros mismos, hacia quienes somos, para poder enfrentar el camino hacia quién queremos ser.
Estos días en los que nos estamos elevando espiritualmente, quiera D"s que podamos retornar al camino correcto, y que podamos reencontrarnos con nosotros mismo. Volver, pero que no sea con la frente marchita.