Vaielej

Viernes 14 de Septiembre de 2018 – 5 Tishrei 5778
Encendido de las velas: 18.27hs.
Shabat Concluye: 19:23 hs.
Parashat Vaielej lectura trienal 2do ciclo (Devarim 31:1-30) pág 115 Este Shabat leemos Vaielej, "y fué". La Parashá nos cuenta sobre un Moshé ya entrado en la ancianidad, y que, con valor, fue a hablar con su pueblo para informarles que no iba a entrar con ellos a la tierra prometida. Moshé vencido por el paso del tiempo nos muestra su parte humana, donde les dijo que ya tenía 120 años y que ya no podría ni ir ni venir, hasta aquí llegó nuestro libertador. Ahora llegó el turno de la nueva generación seguir el rumbo del líder y conquistar la nueva tierra. Moshé los tranquilizó diciéndoles que D”s iba a estar siempre con su pueblo y les avisó que Ioshúa, su mano derecha, continuaría su trabajo de aquí en adelante guiándolos en el resto del trayecto. Moshé lo motiva y aconseja a Ieoshúa, delante de todo el pueblo, diciéndole: "Sé fuerte y valiente, ya que vos hiciste todo este camino con tu pueblo a la tierra que prometió Ado-ai a nuestros patriarcas Abraham, Itzjak y Iaacov, y vos la conquistarás para ellos". La enseñanza que nos deja esta Parashá es la humildad que poseía Moshé, y nos demuestra su humanidad, no era un D”s, era tan finito como nosotros. El acepta que no va a conocer la tierra prometida. Podría haberse enojado y no ser solidario con su pueblo, pero en lugar de ello se acercó y les dio confianza y aliento para que continúen el camino de la libertad. Frente a las complicaciones puso lo mejor de sí para salir adelante. No pensó en lo que le estaba ocurriendo a él sino que tuvo la simpleza de ver más allá y pensar en su pueblo y el futuro del mismo. También comprendió que su legado de acompañar, guiar y transmitir los valores a través de la Torá ya estaba hecho. Una vez más, la Torá demuestra el merecido respeto que merece Moshé.

Shabat Shalom. Equipo de Culto y Educación

Haftará

Haftarah: Oshea 14:2-10; Mijá 7:18-20 pág 165 "¡Volvé, Israel, hasta Adonai tu D"s, ya que has tropezado con tu iniquidad!" (Oshéa 14:2) Este Shabat recibe el nombre de Shuvá, por la primera palabra de nuestra Haftará. Teshuvá, además de arrepentimiento, viene del verbo lashuv, que significa volver. Hacer Teshuvá es volver hacia nosotros mismos, hacia quienes somos, para poder enfrentar el camino hacia quién queremos ser. Estos días en los que nos estamos elevando espiritualmente, quiera D"s que podamos retornar al camino correcto, y que podamos reencontrarnos con nosotros mismos. Teshuvá, una forma difícil de iniciar y de expresar su resultado, pero si hacemos el intento es estos días cúlmines, nos facilitará comenzar el 5779 de otra forma. Shabat Shalom y Gmar Jatimá Tová