Toldot

Encendido de las velas: 19:20 hs.
Baruj atá Adonai Eloheinu melej haolam,
asher kideshanu bemitzvotav vetzivanu lehadlik ner shel Shabat.
Havdalá: 20:21 hs.
Lectura de la Torá anual: Bereshit 25:19 - 28:9
Lectura trienal: Bereshit 26:23 - 27:27

La parashá nos lleva al relato de nuestro segundo patriarca y el tercero. Itzjak a los cuarenta años pide un hijo junto a su mujer Rivka. Luego de una espera de veinte años, la alegría llega multiplicada. “Dos pueblos hay en tu vientre” y D”s se refería a Iaacov y Esav, estas palabras fueron justificadas posteriormente cuando la descendencia de Iaacov fue el pueblo de Israel, y la de Esav el pueblo de Edom. Desde su crecimiento la Torá nos muestra un amor de cada padre a un hijo diferente. Itzjak amaba a Esav y Rivka a Iaacov. Hoy criticamos al texto con la idea de que está mal, la pregunta es si nuestros antepasados también lo criticaban o era común amar a un hijo más que otro. El Rab Sacks pregunta ¿Por qué Itzjak amaba a Esav sobre Yaakov? ¿No sabía que Esaú era salvaje e impetuoso? ¿Podemos realmente tomar literalmente la proposición de que Itzjak amaba a Esav porque "tenía afición al juego salvaje", como si su afecto estuviera determinado por su estómago, por el hecho de que su hijo mayor le traía la comida que amaba? Seguramente no, cuando el futuro mismo del pacto estaba en juego. La respuesta clásica es que Itzjak amaba a Esav porque simplemente no sabía quién o qué era Esav. Pero hay otra respuesta posible: que Itzjak amaba a Esav precisamente porque sabía lo que era Esav. La parashá nos trae a Iaacov, un amante de los trabajos hogareños, un personaje “Zen”, y por otro lado a Esav salvaje, amante de la caza y la buena comida, alguien que no podía dominar sus instintos. Cada padre se veía reflejado en un hijo diferente, y es por eso que se generó un favoritismo. ¿Cuantas veces idealizamos a nuestros hijos? ¿Cuántas veces pensamos, que nos gustaría que ellos hagan nuestro deporte, que sean observantes o que puedan ser buenos en la escuela? Estos ideales fueron llevados a la práctica por Itzjak y Rivka lo que generó el distanciamiento bíblico de hermanos más famoso.

Shabat Shalom. Equipo de Culto y Educación

Haftará

Shemuel I 20:18

Este shabat leemos “Mahar Jodesh” mañana es día de novilunio y probablemente ha sido elegido este texto del profeta Samuel como Haftarah por ser un evento que ocurrió en un día de Rosh Jodesh, en el orden técnico de las cosas. Empero esta amistad entre Iehonatán y David llega a ser modelo de “Ahaváh Sheenáh teluiáh be davar” Amor desinteresado, y por ende duradero hasta la eternidad, trascendiendo la vida misma de los protagonistas. Todos queremos que nuestros hijos se amen como lo hicieron ellos, que finalmente resultaron ser inseparables. La Torá nos muestra una trampa entre hermanos, la lectura profética en cambio, un amor sin fronteras. Esta amistad entre Iehonatán y David demuestra que el pedido de la Torá, en nombre de D’s, de amar al prójimo como a sí mismo no es un ideal inalcanzable. Sin embargo, aparece como un logro de pocos privilegiados.