Shavuot ll

Viernes 29 de mayo de 2020 / 6 de Sivan 5780
Encendido de velas:17:34hs
Shabat Concluye: 18:32hs

Lectura Shavuot: Libro Devarim (14:22 - 16:17)
Maftir: Libro Bemidbar (28:26 - 31) “Siete semanas después de que comience la cosecha, deberán celebrar en honor de nuestro D’s la fiesta de la cosecha. Esta fiesta la harán en el Santuario.” (Devarim 16:9) En este segundo día de Shavuot que se celebra fuera de Israel, leemos el quinto libro de la Torá llamado Devarim y la primer parte de la lectura nos relata acerca de dos nombres de la festividad: Jag Hakatzir y Jag Habikurim (Fiesta de la Cosecha y Fiesta de las Primicias). El nombre “Shavuot” hace referencia a las semanas que contamos desde Jag HaPesaj, la liberación de Egipto hasta Shavuot, en total 49 días siendo siete semanas completas. El cuarto nombre que recibe Shavuot es “Zman Matán Torateinu”, “Tiempo de la Entrega de la Torá” y que alude al momento en que los Iehudim recibimos la Torá y de esta forma comenzó el ordenamiento social y espiritual del pueblo. Como enseña el pasuk citado al comienzo, la celebración se hace en el santuario, el espacio central de culto del pueblo judío. Este espacio comenzó siendo un Mishkán, templo móvil en el desierto, y luego fue el Templo Sagrado de Ierushalaim, el Beit Hamikdash. Cada año los iehudim se dirigían a su centro espiritual en las tres festividades concernientes a episodios históricos del pueblo de Israel, como también a ciclos de la cosecha o de la agricultura que formaba parte de la economía de ese entonces. Las primicias, los primeros frutos eran entregados como ofrenda a D’s y para eso había que dirigirse personalmente para cumplir con la mitzvá. “Durante la fiesta le harán a D’s una ofrenda voluntaria, de acuerdo a lo que D’s les haya dado: si D’s les dio una cosecha abundante, también ustedes deberán darle una ofrenda abundante.” (Devarim 16:11) En Shavuot tenemos la costumbre de realizar un Tikún leil Shavuot, estudio de Torá toda la noche, porque según la tradición el pueblo se encontraba dormido. El momento de la entrega fue único, pero más lo es su estudio. Hoy no podemos revivir aquel momento de revelación divina, pero poseemos la Torá y de ella aprendemos que en Shavuot se realiza una ofrenda según la abundancia que nos brindó D’s. Estamos viviendo momentos donde nos sobra el tiempo para pensar cuales son aquellas pequeñas cosas que nos brinda la vida y que simbolizan enormes placeres. Una vez que lo hayamos pensado y contado cuán buenas son las maravillas que recibimos en este mundo con nuestra vida, llega el momento de agradecer y transmitir, para que otros puedan también recibir para ser agradecidos. Escrito por Dario Cohen, coordinador de Culto.

Shabat Shalom. Equipo de Culto y Educación

Haftará

Haftará: Habacuc (3:1-19)
“Y el resplandor fue como la luz; Rayos brillantes salían de su mano, Y allí estaba escondido su poder.” (Habacuc 3:4) La lectura de Haftará del segundo día de Shavuot en la diáspora nos lleva hacia el libro de Habacuc, profeta hebreo y cuyo libro de acuerdo con los expertos se escribió cerca del año 612 a.e.c. Este texto se relaciona con la fecha porque también habla de la Entrega de la Torá y da un mensaje final de supervivencia de Israel. La palabra Torá está compuesta por la palabra “oraá” que es enseñanza. También es la palabra “Or” significa Luz o iluminación. Si incorporamos una enseñanza de la Torá seguramente estemos iluminando nuestro camino. Podamos entender el pensamiento de tantos años de historia y tradición. La Torá es iluminación y su enseñanza es un resplandor que ilumina y aclara el camino como menciona el profeta. Después de Shavuot continuamos semanalmente con las enseñanzas de la travesía en el desierto del libro Bemidbar. Está en cada uno iluminarnos el camino para continuar y si nos es difícil debemos recurrir a quien nos pueda iluminar con palabras de Torá.