Vaikrá

Viernes 27 de marzo de 2020 / 2 de Nisan 5780
Encendido de velas: 18:37hs
Shabat Concluye: 19:30hs

Lectura trienal Vaikrá primer ciclo (1:1-2:6) pag 5. Comenzamos el tercer libro de la Torá: Vaikrá, “Y llamó”. Este libro es un llamado a la acción. Hay que hacer y las acciones a realizar son destinadas a D’s. En este tercer libro llamado Torat Cohanim, Torá de los sacerdotes, se encuentra el manual de vida del judaísmo arcaico. Estamos por comenzar la lectura de la ética y pensamiento del primer judaísmo y comienza con un llamado a la acción para hacer sacrificios. Existen leyes rituales que D’s le va a transmitir a Moshé, para que éste le diga a Aarón y a los Sacerdotes, respecto a los korbanot, los sacrificios. En la primera situación de conformación del pueblo judío se estableció que los sacrificios eran obligatorios y también la forma de manifestar entre otras cosas grandeza a D’s. Hoy, ¿qué sacrificios nos exige nuestro tiempo? El texto presenta la instrucción de sacrificios al judaísmo de hace 3 mil años y tan solo hace 2 mil el judaísmo tuvo que cambiar, rehacerse y enfrentar nuevos desafíos, tuvo que realizar otros tipos de sacrificios. La intención de cada sacrificio era desprenderse de algo valioso sea material o comestible, para poder acercarse a Dios y era una práctica muy habitual en aquel entonces. La parashá nos muestra que los sacrificios que vamos a realizar hoy, debemos hacerlos para acercarnos a D’s, para fortalecernos y ser valientes, porque de esta forma vamos a poder trascender y continuar en esta vida. Que los sacrificios de hoy no nos nublen los objetivos a largo plazo, nuestro Eretz Israel. Shabat Shalom

Shabat Shalom. Equipo de Culto y Educación

Haftará

Haftará Ishaiahu 43:21-44:23 Pág 135 "Y no a Mí has invocado, Iaacov; ya que te has cansado de Mí, Israel. No me trajiste a Mí el cordero de tus holocaustos y mediante tus sacrificios no Me has honrado, No te hice servir me a través de una ofrenda y no te he cansado a través del incienso. En esta Haftará leemos un castigo hacia el pueblo judío por haberse desviado hacia la idolatría. En Vaikrá, leímos sobre los sacrificios y cómo éstos ayudaban a la relación con D’s y ahora, con la Haftará, descubrimos que esa relación no pudo lograr el acercamiento del pueblo a otros cultos. Podemos complementar a esta lectura con Rambam y su explicación en la Guía de los Descarriados capítulo 31, que los sacrificios fueron instituidos para alejar a los israelitas de las prácticas idolátricas. Si la práctica es antigua hay que cambiarla, como cuando al destruirse el templo sagrado, el judaísmo cambió a uno rabínico y con tefilot, rezos. Por último, la Haftará nos da fe: “No temas, Jacob, siervo mío, ni tú, Yeshurún, a quien he escogido.Porque derramaré agua sobre la tierra sedienta, y torrentes sobre la tierra seca; derramaré mi Espíritu sobre tu posteridad, y mi bendición sobre tus descendientes. Ellos brotarán entre la hierba como sauces junto a corrientes de agua.” Este dirá: “Yo soy del señor, otro invocará el nombre de Iaacov, y otro escribirá en su mano: “Del señor soy y se llamará con el nombre de Israel.””