Ekev

Viernes 7 de agosto de 2020 / 17 de Av 5780
Encendido de velas: 18:00hs
Shabat Concluye: 18:57hs

Ekev 1er ciclo Devarim (7:12-9:3)
En nuestra parashá nos encontramos con una alocución de Moshé que comienza con la palabra “Ekev”. Si bien Ekev en nuestro vocablo significa talón, en esta parashá se interpreta como “a cambio de”. “A cambio de que escuchen y guarden mis leyes” les pasarán tales cosas. Moshé se encuentra con un pueblo numeroso, por momentos con difícil control para un solo hombre. Cumplir el objetivo se torna cada vez más complicado, liderar al pueblo a la tierra prometida y que allí puedan seguir eligiendo la forma de vida judía. En las palabras de Moshé, se encuentran los sucesos e historia que pasó el pueblo durante los cuarenta años. Él trae una justificación en relación al por qué de la travesía en el desierto. Su única finalidad era formar un pueblo de noble corazón, que sea valiente y creyente en D`s. “No se olviden jamás de lo que han vivido desde que salieron de Egipto hasta llegar a este lugar. Durante estos cuarenta años Dios los ha hecho sufrir, para saber si ustedes son sinceros y desean obedecerlo. Los ha hecho pasar hambre, pero les ha dado a comer Maná, un alimento que ni ustedes ni sus antepasados conocieron. Con esto Dios quiso enseñarles que, aunque les falte el alimento, pueden confiar en sus promesas y en su palabra, y tener vida. Durante cuarenta años han estado caminando; sin embargo, jamás sus ropas se envejecieron ni sus pies se hincharon” (Devarim 8:1-4). Estamos a pasos de entrar a la Tierra prometida. Iniciamos este camino juntos y lo vamos a terminar juntos, para eso, unamos fuerzas. Jóvenes, ayudemos a los mayores y mayores, transmitan la sabiduría para que podamos continuar juntos este camino.

Shabat Shalom. Equipo de Culto y Educación

Haftará

Haftará Isaías (49:14 - 51:3) pág 149
"He aquí que Adonai Elohim me habrá de ayudar..." (Isaías 50:9) Esta semana leeremos la segunda de las siete haftarot de consuelo seleccionadas del libro del profeta Ishaiahu. La Haftará está relacionada con este periodo donde entramos en el tiempo en el que nuestro espíritu se empieza a preparar para los Iamim Noraim. Muchas veces atravesamos situaciones dolorosas en nuestras vidas, enfermedades, pérdidas, angustias, las cuales invariablemente debemos enfrentar a pesar de lo mucho que nos cueste, y en esta oportunidad el profeta nos da una luz de esperanza para salir adelante: cuando sentimos que estamos luchando contra un molino de viento, debemos saber que no estamos solos. Ya que, al decir del Salmista, aunque transitemos por valles de tinieblas no debemos temer ningún mal, porque D’s está con nosotros.