Noaj

Viernes 23 de octubre de 2020 / 5 de Jeshván 5781
Encendido de velas: 18:57hs
Shabat Concluye: 19:56hs

Parashat Noaj lectura trienal 2do ciclo (Bereshit 8:15-10:32):
“Estas son las generaciones de Noaj: Noaj era un hombre justo e íntegro en su generación; con D’s andaba Noaj.” (Bereshit 6:9)
Este versículo, que da comienzo a nuestra Parashá, nos trae algunas cosas para analizar. Por un lado, cuando habla de la descendencia de Noaj, ésta es el mismísimo Noaj y sus virtudes. Esto nos enseña que la verdadera descendencia, aquello por lo que trascendemos en la vida, es por quiénes somos y por lo que hacemos. Por otro lado, si la Torá dijera solamente “Noaj era un hombre justo e íntegro”, listo, se acabó la discusión, y a otra cosa. Pero dice que era un hombre justo e íntegro en su generación. Y acá pueden hacerse dos lecturas. La primera es que Noaj era, "de lo mejor” en aquella generación, pero quizá en la época de Abraham hubiera sido uno más. Dice el refrán que en el país de los ciegos, el tuerto es rey. El sentido de la justicia y el valor de la integridad en Noaj, para aquellos que apoyan esta postura, no es muy grande. Noaj construye el arca, simplemente se limita a obedecer a D”S sin chistar, se suben él y su familia, y se salvan, mientras toda la humanidad perece en el diluvio. Mientras que Abraham, al enterarse que D’s iba a destruir las ciudades de Sodoma y Gomorra, le hace frente y negocia, tratando de hacer algo por esta gente que ni siquiera conoce. Mientras Noaj se puso el abrigo de piel, Abraham encendió la estufa para todos. La segunda lectura que puede hacerse es que si Noaj era el único hombre justo e íntegro de su generación, rodeado de gente corrupta en todos sus aspectos, ¡cuán grande es el mérito de Noaj, al tener la capacidad de no alienarse, de no ir detrás de la corriente! A Noaj le pasó lo que muchas veces le pasa a la gente honesta: se quedó solo. Noaj tuvo que decidir entre seguir a la multitud o subirse al arca y salvar su vida y la de su familia. Noaj eligió esto último y mantuvo su honestidad y su incorruptibilidad, y se alejó de la mayoría.

Shabat Shalom. Equipo de Culto y Educación

Haftará

Haftarat Ishaiahu: 54:1 – 55:5 (Pág. 202)
El mensaje de la Haftará es de consuelo y perdón, muy propio de los últimos capítulos del libro de Ishaiahu. En este caso en particular, se hace mención al diluvio, luego del cual D’s le juró a Noaj que nunca más volvería a cubrir la tierra de agua. Y se hace una analogía con el pueblo de Israel, que se sintió rechazado por D’s al perder su tierra, pero el profeta nos llama a recuperar la esperanza, ya que también D’s prometió perdonar a su pueblo y volverlo a su país. Dentro del mismo texto, y manteniendo una la línea de conexión con el diluvio, se hace mención al agua y la necesidad de compartirla con todo aquel que la necesite. Se incluye así también, un mensaje social y de igualdad.